lunes, 15 de diciembre de 2014

LAS REINAS DE MEDARDO LARA, UN CASO INSÓLITO EN LA CIUDAD DE LOS ILUSTRES





Un caso insólito en las celebraciones conmemorativas de la fundación de la Ciudad de los Ilustres: San Vicente de Austria y Lorenzana.

Imposible borrar de la memoria histórica este desatino del alcalde en funciones, Medardo Lara.

Tradicionalmente se habla de coronar "la reina" de las fiestas patronales de una localidad. Pero este alcalde goza de una creatividad exuberante o de una insensatez infinita.

La polémica se desató cuando la joven que resultó ganadora no se encontraba entre las cinco finalistas. Esto ya da motivos de sobra para dudar del proceso de elección.

Sin embargo, la cosa no terminó ahí, sino que, dizque para "reparar" el daño causado por el desorden fraudulento, se pretende coronar a las 16 competidoras.

Al respecto hay que decir lo siguiente:
  1. Las coronas y la parafernalia de esas 16 "reinas" las pagan los impuestos de los vicentinos, no crean ustedes que el "Rey Medardo" lo sacará de su bolsillo.
  2. De ahora en adelante utilícese un lenguaje adecuado, ya no se hable de "la reina" de las fiestas de San Vicente, sino de "las reinas", en plural. Y téngase claro que el próximo año las competidoras pueden pedir con todo derecho que las coronen a todas y no solo a una de ellas.
  3. El proceso de elección de la reina tuvo que haberse repetido y haber sido fiscalizado por observadores independientes. De modo que coronar a las 16 jóvenes no remedia el fraude, sino que lo hace 16 veces más visible.
  4. Que es una lástima que "las reinas" aceptaran semejante afrenta contra ellas y sus familias. Hubieran denunciado al alcalde y exigido que se repitiera el proceso de elección. Su baja estima y su resignada aceptación de "la corona" confirman la baja cultura del derecho que tienen los vicentinos. Ya se ve que la belleza física no asegura inteligencia.
  5. Que el alcalde afirme que él es "el primer sorprendido con lo ocurrido", lo que provoca es risa. Pues, justamente, dado que él debería ser el primero en enterarse, lo que nos dice es: o que no está consciente de los chanchullos que se hacen en sus narices o que es cómplice de ellos. Ambas cosas son condenables.
  6. "Pan y circo para el pueblo" decían los romanos. La Ciudad de los Ilustres rebajada a folclor barato. El desfile bufo de la ciudad de San Vicente ya no es tan bufo, porque el bufón principal es su alcalde.
  7. Considerando que Medardo tiene tantas "reinas" -dieciséis por si fuera poco-, desde ahora en adelante le llamaremos el "Rey Medardo". ¡Que siga la fiesta¡

jueves, 27 de noviembre de 2014

LUIS ANTONIO MARTÍNEZ, EL OPACO FISCAL GENERAL DE EL SALVADOR



Por: Héctor Silva Ávalos.
Fuente: Revista Factum.

Esta historia es sobre un potencial conflicto de intereses. Dice así: la Fiscalía General de la Repúblia es, según la  Constitución, la encargada de defender los intereses del Estado y de perseguir delitos y a sospechosos de cometer delitos. El jefe de esa oficina es el fiscal general, Luis Antonio Martínez. En esa oficina hay, abierto, un expediente por un pleito entre un empresario salvadoreño, Enrique Rais, y un grupo de canadienses de las empresas Cintec Internacional Inc. y Cindesol Inc. Las partes se acusan mutuamente de administración fraudulenta y estafa relacionada al consorcio mixto Manejo Integral de Desechos Sólidos de El Salvador (MIDES). En juego hay, centavos más centavos menos, 25 millones de dólares. El fiscal general Martínez, según documentos obtenidos por Factum, suele hacer viajes oficiales en aviones que pertenecen a una de las partes, al señor Enrique Rais. Hasta ahora, el discurso oficial de la Fiscalía es que la contraparte de Rais, los canadienses, no ha presentado pruebas suficientes en contra del empresario en cuyos aviones viaja el fiscal general. 

En el pleito se ha metido incluso el Vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, quien pidió públicamente a la Fiscalía en julio pasado que abordara el caso Rais-Cintec con “la celeridad y transparencia que le deben caracterizar, que haga el trabajo que tiene que hacer con la seriedad y con la prontitud que se requiere”. Un mes antes, Allan Hernández, jefe de la unidad antiextorsión de la Fiscalía, había dicho que Cintec, simplemente, “nunca aportó pruebas para legitimar la denuncia” contra Enrique Rais, a quien acusan de apropiarse indebidamente de acciones de MIDES, la empresa que maneja los desechos sólidos en San Salvador.

Las acusaciones de unos y otros son públicas. Los voceros de unos y otros las han ventilado en los medios de comunicación salvadoreños. Todo consta en el proceso judicial abierto en el Juzgado Tercero de Paz. Lo que no es público, hasta ahora, son los viajes del fiscal general Luis Martínez en aviones de Rais.

Desde febrero de 2013, pocos meses después de que tomó posesión como jefe máximo de la FGR (diciembre de 2012), hasta agosto pasado, Martínez había realizado 66 vuelos (33 viajes ida y vuelta). En 40 ocasiones viajó en aviones privados, según los registros migratorios del fiscal Martínez. 46 de esos vuelos (23 viajes redondos) constan en documentos internos de la Fiscalía que fueron revelados ante una petición del Centro de Asistencia Legal Anticorrupción (ALAC) de FUNDE basada en la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP), hecha el pasado 8 de octubre.

En la respuesta a la solicitud, número 147-UAIP-FGR-2014, la oficial de información de la Fiscalía, Deisi Marina Posada, confirmó a ALAC 11 viajes realizados en 2013 y 12 en 2014. En esa respuesta no constan matrícula ni propiedad de las aeronaves. Registros migratorios en poder de Factum, no obstante, confirman que algunos aviones usados por Martínez son propiedad de Rais.

El 6 de febrero de 2013, Martínez y otros siete miembros de su delegación viajaron a San José, Costa Rica, para “participar en un taller regional”, según el documento firmado por Posada. La comitiva voló, de acuerdo a los registros migratorios, en el avión matrícula N237WR, propiedad de Rais, según consta  en el registro de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos.

El 24 de marzo de 2013, el fiscal viajó del aeropuerto de Ilopango a México en el avión matrículaN455FD, también propiedad de Rais. Ese viaje, sin embargo, no aparece como oficial, según la lista proporcionada por la FGR a ALAC.

El 4 de julio de este año, Martínez viajó hacia Panamá en el avión con matrícula N54HT, también de Enrique Rais. Ese vuelo tampoco fue oficial, según los registros.

Y el pasado 16 de julio, para regresar de Washington, tras reunirse con los abogados que representan a El Salvador en el litigio entre el Estado nacional y la italiana Enel, el fiscal general también usó una aeronave que le pertenece al empresario salvadoreño, la N237WR. En esa ocasión, un viaje oficial que duró tres días, el fiscal general fue acompañado por cuatro personas.

Antes de publicar esta nota, Factum contactó vía correo electrónico al oficial de comunicaciones de la Fiscalía y a uno de los asesores del despacho del fiscal general para pedir comentarios sobre los viajes del funcionario en aviones privados de un empresario involucrado en un caso del que la FGR es parte. Al cierre no había habido respuesta. A continuación reproducimos parte del cuestionario enviado:

— Registros migratorios indican que desde enero de 2013 usted (fiscal Martínez) ha viajado al menos 40 veces en aviones privados, ¿puede confirmar eso?
— ¿Por qué aviones privados y no vuelos comerciales? ¿Es más barato?
— ¿Quién paga por esos vuelos?
— Si se paga con fondos de la Fiscalía General de la República, ¿cómo decide la institución a qué compañía contrata para esos viajes? ¿Hay licitación previa?
— Otros registros indican que varios de esos vuelos han sido en aviones de los que es dueño el empresario Enrique Rais. ¿Paga el empresario por estos vuelos?
— ¿Considera que puede haber conflicto de interés para usted al viajar en aviones de este empresario? El señor Rais es parte en un caso abierto en la Fiscalía General.
— Tenemos entendido que la Fiscalía declaró en reserva información sobre sus viajes, ante peticiones realizadas por otros medios de comunicación e instituciones, con al argumento de que fue por razones de seguridad, ¿puede explicarse?

En su petición, ALAC hace ver a la Fiscalía que la información sobre los viajes oficiales del fiscal general, así como sus costos, no está detallada en el Portal de Transparencia de la Fiscalía, pese a que la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) señala que esa información debe ser oficiosa, es decir, de obligatoria divulgación para las instituciones del Estado.

El artículo 10 de la LAIP establece qué información se considera como oficiosa. El punto 11 dice textualmente: “Los listados de viajes internacionales autorizados por los entes obligados que sean financiados con fondos públicos, incluyendo nombre del funcionario o empleado, destino, objetivo, valor del pasaje, viáticos asignados y cualquier otro gasto”.

Sin embargo, en su respuesta a ALAC, la oficial de Información de la Fiscalía sostiene que esa información es reservada. ALAC apeló la negativa de otorgar la información pública, y el pasado 19 de noviembre la Fiscalía respondió con una evasiva: le solicitaron a los demandantes que explicaran en detalle sus preguntas. ALAC ha pedido, por ejemplo, el proceso de licitación para los viajes, el listado de nombres de las delegaciones que han acompañado al fiscal Martínez en cada uno de sus viajes oficiales y el gasto total de los viajes. La Fiscalía aún no ha contestado.

Un hombre de polémica

El nombre de Enrique Rais aparece en atestados judiciales desde finales de la década de los 90, cuando al menos cuatro empresas de las que entonces era representante legal fueron señaladas por la Corte de Cuentas de la República como copartícipes en una defraudación pública que incluyó, además, al Banco de Fomento Agropecuario (BFA) y al Ingenio El Carmen.

En 2002, la Fiscalía General, que entonces presidía Belisario Artiga, acusó al presidente del BFA, Raúl García Prieto, de aprobar sin los respaldos necesarios créditos por unos 3.7 millones de dólares  a empresas involucradas en la compraventa de El Carmen. Cuatro de esas empresas eran propiedad de Enrique Rais: PROCEMI, Piscis, Los Patos y Swiss Biomechanical.

En 1997, cuando esas empresas pujaban por comprar los activos de El Carmen, el BFA de García Prieto les adjudicó los créditos a pesar de que un informe de auditoría de la Contraloría advirtió sobre la incapacidad de las mismas para pagar. En diciembre de 1999, los consorcios de Rais ya tenían una deuda con el BFA que superaba los 600,000 dólares. Rais también fue acusado en este proceso.

En diciembre de 2002, un juez absolvió a Rais porque, según resolvió, la Fiscalía no fue capaz de presentar suficientes elementos de prueba. Un argumento similar al de la FGR que preside Martínez, pero al revés: en el caso contra Cintec, dicen los fiscales, es la contraparte de Rais quien no puede aportar pruebas.

Enrique Rais tampoco es un hombre ajeno a la política local e internacional. Entre aquellos a quienes apoyó públicamente están, por ejemplo, el expresidente Mauricio Funes, cuya campaña Rais apareció respaldando en público.

El empresario, que también tiene pasaporte suizo, acompañó en 2009 las gestiones de funcionarios albaneses ante el gobierno electo, presidido por Funes, para que El Salvador estudiara la posibilidad de reconocer oficialmente a Kosovo. El 16 de abril de 2009, en pleno periodo de transición entre las administraciones Saca y Funes, Rais; el ex embajador estadounidense en El Salvador, William Walker; y el empresario albanés Issa Pacolli se reunieron con el vicepresidente electo, Salvador Sánchez Cerén, y con José Luis Merino, alto dirigente del FMLN.

La relación de Rais con Walker y Merino no terminó en aquella reunión. Hace muy poco, el pasado 14 de noviembre, el exdiplomático estadounidense viajó desde Washington hasta El Salvador en un avión de Rais para asistir al XXV aniversario de la masacre de la UCA (Walker era embajador cuando ocurrió la masacre). En ese avión, según fuentes estadounidenses, también viajaba el fiscal Martínez. Con Merino, Rais ha mantenido también una estrecha relación, según confirman fuentes del FMLN.

La estela de este empresario es amplia y no parece conocer barreras ideológicas. Antes de ser amigo de Merino, Rais y el general Juan Orlando Zepeda, acusado en España como autor intelectual de la masacre de la UCA y en 2006 presidente de MIDES, la empresa por la que hoy Rais aún pelea con Cintec, se enfrascaban en escaramuzas verbales con los diputados efemelenistas. El 21 de septiembre de ese año, el entonces parlamentario del FMLN Humberto Centeno tildó a Rais y a Zepeda de “mafiosos”, después de que MIDES cerró la puerta de su relleno sanitario a alcaldes del Frente.

Militares. Políticos. Presidentes de bancos estatales. Exembajadores. Y el fiscal general de la República. Las relaciones de Enrique Rais con el poder no son malas. El fiscal general, incluso, viaja en sus aviones.


Ríos Montt, de nuevo a juicio por genocidio



Por: BYRON VÁSQUEZ
Fuente: Prensa Libre
Ciudad de Guatemala

Después que fue rechazado un recurso de apelación proveniente de un incidente por declinatoria, presentado por la defensa de Ríos Montt, con la que aseguraban que los nuevos jueces que conocerán la acusación por genocidio no eran competentes.

Tomando como base la resolución de la jueza de alto impacto Carol Patricia Flores que retrotrajo el expediente a Noviembre de 2011, cuando el caso se encontraba aun en etapa de investigación.

Según la notificación difundida por la sala penal, el Tribunal de Mayor Riesgo B es competente para conocer el expediente contra Efraín Ríos Montt y José Mauricio Rodriguez Sánchez.

Esta acción, era la única dentro del  Organismo Judicial (OJ) que pudo haber aplazado el juicio por genocidio, ya que la petición de amnistía, pendiente de análisis en la sala primera de apelaciones, no detiene el proceso.

Según la acusación del Ministerio Público (MP), Efraín Ríos Montt como jefe de Estado y José Mauricio Rodriguez Sánchez como su jefe de Inteligencia en los años ochenta, tuvieron conocimientos de las masacres cometidas contra la etnia maya Ixil, que dejó como resultado la muerte de mil 700 personas.

Juicio por genocidio

Ríos Montt, de 87 años, fue juzgado y condenado a 80 años de prisión el 10 de mayo del 2013, por los delitos de genocidio y contra los deberes de humanidad.

Sin embargo la condena fue anulada diez días después por la Corte de Constitucionalidad al considerar que había errores en el proceso. La misma corte ordenó al tribunal "A" que realizara de nuevo una parte del juicio, a lo que ese tribunal se negó por considerarlo un caso cerrado, por lo cual el caso fue entregado a otro tribunal, el "B", que ahora ha fijado la reanudación del proceso para enero de 2015.

Según la acusación del Ministerio Público, los militares son responsables de planificar y ordenar la muerte de 1 mil 771 indígenas, 1 mil 400 violaciones sexuales y del desplazamiento forzoso de por lo menos 29 mil personas durante el 23 de marzo de 1982 al 8 de agosto de 1983, tiempo en el cual Ríos Montt era presidente de facto.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Juan Goytisolo, premio Cervantes 2014.



Por: Javier Rodríguez Marcos.
Fuente: El País.

“Cuando me dan un premio siempre sospecho de mí mismo. Cuando me nombran persona non grata sé que tengo razón”, decía ayer Juan Goytisolo (Barcelona, 1931) a EL PAÍS en su casa de Marrakech. Galardonado hoy con el Premio Cervantes, se refería al Premio Nacional de las Letras que le dieron en 2008 y al vaivén de su relación con Almería: “Primero me declararon persona non grata por Campos de Níjar, luego me declararon hijo predilecto en agradecimiento; y luego, persona non grata otra vez por tomar partido por los inmigrantes en El Ejido”.

Goytisolo arrastra últimamente una perforación del tímpano que le produce lo que, sin perder el humor, él llama “eyaculación auricular”. La edad, dice resignado: “Ahora los niños de mi barrio corren a besarme la mano. Cosas de anciano”. Juan Goytisolo compró esta casa, a unos pasos de la plaza de Xemaá-el-Faná, en 1981, cuando nadie quería vivir en la medina. Él había llegado a la ciudad por primera vez en 1976 para estudiar árabe dialectal y allí surgió en 1980 Makbara, una novela escrita en “verso libre narrativo” que mezcla con toda libertad voces, tiempo y espacio, escatología y erotismo.

No es casualidad que el último libro publicado por el nuevo Cervantes, sea un poemario: Ardores, cenizas, desmemoria (2012). “La novela es un género omnívoro, puede incluir la poesía, pero la poesía no puede incluir la novela”, explica sentado a la sombra de un naranjo que también da limones (o viceversa). “Lo que he escrito a partir del último capítulo de Señas de identidad es a la vez prosa y poesía. La mejor lectura es una lectura en voz alta, sobre todo de libros como Makbara, Paisajes después de la batalla o Las virtudes del pájaro solitario. Están escritos para ser leídos en voz alta”. ¿Por qué entonces un libro de poemas? “Bueno, me jubilé de novelista. En realidad mi última obra debería haber sido Telón de boca. El exiliado de aquí y allá es una prolongación tal vez innecesaria de Paisajes…Cuando uno no tiene nada nuevo que decir, se calla. He escrito poesía en los últimos años, ensayos, los artículos de EL PAÍS… Tengo algún material nuevo escrito pero no tengo ninguna prisa en publicarlo”.

"Tengo fama de heterodoxo, pero solo he buscado ampliar la base del canon, incorporar lo que había sido dejado de lado por el nacionalcatolicismo".

Vecino primero de París –donde se instaló en 1956- y luego de Marrakech, Goytisolo no ha parado de viajar. Ha sido profesor en EEUU y reportero en Sarajevo, Chechenia, Capadocia y Argelia, pero nunca ha querido volver a vivir en España: “Tanto en París como cuando daba clases en Nueva York me había acostumbrado a una sociedad heterogénea. El barrio del Sentier me procuró una educación que ninguna universidad me podía proporcionar: el contacto con migrantes de todas las partes del mundo. Pasear por allí era pasar de Pakistán a India, de India a Turquía. Cuando volvía a España en el año 76 solo había españoles, y me pareció terrible. En aquella época no había inmigrantes, y ver una sociedad tan homogénea me decepcionó”.

Goytisolo sostiene que la transición política se hizo “todo lo bien que se pudo” pero que España tiene pendiente la transición cultural: “Sigue vigente el canon nacional-católico. Yo tengo fama de heterodoxo y nunca he buscado la heterodoxia sino ampliar la base del canon, es decir, incorporar lo que había sido dejado de lado, ampliar el ámbito reductivo del nacionalcatolicismo, la fidelidad a un relato histórico que no se corresponde con la realidad. Hay tres temas tabú en la cultura española. Uno es el carácter mudéjar de la literatura española -castellana y catalana- en sus tres primeros siglos. Se escribe en lengua romance pero inspirándose en modelos literarios árabes. El segundo, la importancia del problema de la limpieza de sangre: toda la literatura está embebida de la violencia entre cristianos viejos y cristianos nuevos y esto se traduce en nuevas formas literarias en el siglo XV y el XVI. Tercero, el extrañamiento del tema erótico. Tanto Menéndez Pidal como Unamuno hablan de la cultura española como una cultura casta en contraposición al libertinaje de la cultura francesa. Cuando uno conoce el Cancionero de burlas, La lozana andaluza o La Celestina se encuentra con un rotundo desmentido a esta afirmación”.

Autor de una obra celebrada dentro del realismo crítico de los años cincuenta, Juan Goytisolo rompió con su propio pasado en 1966 con la publicación de Señas de identidad, publicada en México dado que su obra estaba prohibida por las autoridades franquistas. Aquel bautismo de fuego experimental era, dice, una crítica a los mitos de la hispánica reserva espiritual de Occidente. ¿Y los de hoy? ¿Cuáles serían los mitos de la España de hoy? “La Marca España”, responde sin dudar. “Reducir España a la Marca España y no ver la cruda realidad de una sociedad que está sufriendo por el paro y la marginación. Este mito de la Marca España hay que deshacerlo. Este optimismo… Si fuera caricaturista pondría a un parado sentado en la acera pidiendo para comer y a alguien que viene a anunciarle que la agencia Standar & Pools ha elevado la nota de España de A Plus a A Plus Plus. Eso es lo que nos están vendiendo”.


miércoles, 19 de noviembre de 2014

ELLACURÍA VIVE.


Por: Juan José Tamayo.

"Ellacuría debe ser eliminado y no quiero testigos". Fue la orden que dio el coronel René Emilio Ponce al batallón Atlacatl, el más sanguinario del ejército salvadoreño. La orden se cumplió el noche del 16 de noviembre de 1989 en que fueron asesinados con premeditación, nocturnidad y alevosía seis jesuitas y dos colaboradoras, madre e hija, Elba y Celina, esta de 15 años en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, de San Salvador (UCA). Entre los asesinados se encontraba el jesuita vasco, nacionalizado salvadoreño, Ignacio Ellacuría, rector de la UCA, discípulo de Zubiri y editor de algunas de sus obras. Era filósofo y teólogo de la liberación, científico social y e impulsor de la teoría crítica de los derechos humanos, cuatro dimensiones que son difíciles de encontrar y de armonizar en una sola persona, pero, en este caso, convivieron no sin conflictos internos y externos, y se desarrollaron con lucidez intelectual y coherencia vital.

"Revertir la historia, subvertirla y lanzarla en otra dirección", "sanar la civilización enferma", "superar la civilización del capital", "evitar un desenlace fatídico y fatal", "bajar a los crucificados de la cruz" (son expresiones suyas) fueron los desafíos a los que quiso responder con la palabra y la escritura, el compromiso político y la vivencia religiosa. Y lo pagó con su vida.

25 años después de su asesinato Ellacuría sigue vivo y activo en sus obras, muchas de ellas publicadas póstumamente. En 1990 y 1991 aparecieron dos de sus libros mayores: Conceptos fundamentales de la teología de la liberación, de la que es editor junto con su compañero Jon Sobrino, entonces la mejor y más completa visión global de dicha corriente teológica latinoamericana, y Filosofía de la realidad histórica, editada por su colaborador Antonio González, cuyo hilo conductor es la filosofía de Zubiri, pero recreada y abierta a otras corrientes como Hegel y Marx, leídos críticamente. Es parte de un proyecto más ambicioso trabajado desde la década los setenta del siglo pasado y que quedó truncado con el asesinato. Posteriormente la UCA publicó sus Escritos Políticos, 3 vols., 1991; Escritos Filosóficos, 3 vols., 1996, 1999, 2001; Escritos Universitarios, 1999;Escritos Teológicos, 4 vols., 2000-2004.

En el cuarto de siglo posterior a su asesinato se han sucedido ininterrumpidamente los estudios, monografías, tesis doctorales, congresos, conferencias, investigaciones, cursos monográficos, círculos de estudio, Cátedras universitarias con su nombre, que demuestran la "autenticidad" de su vida y la creatividad y vigencia de su pensamiento en los diferentes campos del saber y del quehacer humano: política, religión, derechos humanos, universidad, ciencias sociales, filosofía, teología, ética, etc.

Lo que descubrimos con la publicación de sus escritos y los estudios sobre su figura es que Ellacuría tuvo excelentes maestros: Rahner en teología, Zubiri en filosofía, monseñor Romero en espiritualidad y compromiso liberador, de quienes aprendió a pensar y actuar. Pero su discipulado no fue escolar, sino enormemente creativo, ya que, inspirándose en sus maestros, desarrolló un pensamiento propio y él mismo se convirtió en maestro, si por tal entendemos no solo el que da lecciones magistrales en el aula, sino, en expresión de Kant aplicada al profesor de filosofía, el que enseña a pensar. Ellacuría parte del pensamiento de sus maestros, pero no se queda en ellos; avanza, va más allá, los interpreta en el nuevo contexto y, en buena medida, los transforma. Su relación con ellos es, por tanto, dialógica, de colaboración e influencia mutuas. Sus obras así lo acreditan y los estudios sobre él lo confirman.

TEOLOGÍA 
Su colega y amigo Jon Sobrino ha escrito páginas de necesaria lectura sobre el "Ellacuría olvidado", en las que recupera tres pensamientos teológicos fundamentales suyos: el pueblo crucificado, el trabajo por una civilización de la pobreza, superadora de la civilización del capital y la historización de Dios en la vida de sus testigos, que Ellacuría acuñó con una aforismo memorable: "Con monseñor Romero Dios pasó por la historia". Ellacuría entiende la teología de la liberación como teología histórica a partir del clamor ante la injusticia, establece una correcta articulación entre teología y ciencias sociales y asume un compromiso por la transformación de la realidad histórica desde los análisis políticos y desde su función como mediador en los conflictos. Son tres aspectos que desarrolla José Sols Lucia. El teólogo austriaco Sebastián Pittl recupera la primera idea destacada por Jon Sobrino y la interpreta teológicamente: la realidad histórica de los pueblos crucificados como lugar hermenéutico y social de la teología. Asimismo hace una lectura de la concepción ellacuriana de la espiritualidad radicada en la historia desde la opción por los empobrecidos.

El resultado es una teología posidealista cuyo método no es el trascendental de sus maestros, sino la historización de los conceptos teológicos y el punto de partida, la praxis histórica. La teología de Ellacuría tiene un fuerte componente ético-profético. Aplicándole a ella la consideración lévinasiana de la ética como filosofía primera, bien podría decirse que, para el teólogo hispano-salvadoreño, la ética es la teología primera y el profetismo la manifestación crítico-pública de la ética.

FILOSOFÍA
El objeto de su filosofía es la realidad histórica como unidad física, dinámica, procesual y ascendente. De aquí emanan los conceptos y las ideas fundamentales de su pensamiento: historia (materialidad, componente social, componente personal, temporalidad, realidad formal, estructura dinámica), praxis histórica, liberación y unidad de la historia. Su método es la historización de los conceptos filosóficos para liberarlos del idealismo y de la idealización en que suelen incurrir la filosofía y la teoría universalista de los derechos humanos. H. Samour, uno de sus mejores intérpretes y especialistas, reinterpreta al maestro relacionando su pensamiento con la realidad histórica contemporánea, al tiempo que considera la filosofía de la historia como filosofía de la praxis. Recientemente se está desarrollando una nueva línea de investigación del pensamiento filosófico de Ellacuría: la que hace una lectura pluridimensional con las siguientes derivaciones creativas, que enriquecen, recrean y reformulan su filosofía:

a) Su conexión con la dialéctica hegeliano-marxista, que implica analizar la concepción que Ellacuría tiene de la dialéctica, la utilización del método dialéctico en su análisis político e histórico, y la dialéctica entre historia personal -biografía- e historia colectiva -el pueblo salvadoreño-, en otras palabras, el impacto y la capacidad transformadora de su vida y de su muerte en la historia de El Salvador (Ricardo Ribera).

b) Su conexión con la teoría crítica de la primera Escuela de Frankfurt, que integra dialécticamente las diferentes disciplinas dando lugar a un conocimiento emancipador, así como su incidencia en la negatividad de la historia (L. Alvarenga).

c) Su conexión con la filosofía utópica de Bloch en uno de los últimos textos más emblemáticos de Ellacuría: "Utopía y profetismo en América Latina" (Tamayo).

d) Su original teoría del "mal común" como mal histórico, la crítica de la civilización del capital y las diferentes formas de superarla (Hector Samour).

e) La recuperación filosófica del cristianismo liberador (Carlos Molina).

f) La fundamentación moral de la actividad intelectual y la relevancia del lugar de los oprimidos en los diferentes campos y facetas de quehacer teórico (J. M. Romero).

TEORÍA CRÍTICA DE LOS DERECHOS HUMANOS
Ellacuría ha hecho aportaciones relevantes en el terreno de la teoría y de la fundamentación de los derechos humanos. Cabe destacar a este respecto su contribución a la superación del universalismo jurídico abstracto y de una visión desarrollista de de los derechos humanos, y a la elaboración de una teoría crítica de los derechos humanos (J. A. Senent, A. Rosillo).

El pensamiento de Ellacuría no es intemporal, sino histórico, y debe ser interpretado no de manera esencialista (aun cuando algunas de sus primeras obras escritas bajo el discipulado escolar y la influencia de Zubiri tuvieron esa orientación), sino históricamente, en diálogo con los nuevos climas culturales. Así leído e interpretado puede abrir nuevos horizonte e iluminar la realidad histórica contemporánea.

Conversión de la Iglesia al reino de Dios. Ignacio Ellacuría.Sal Terrae, Santander 1984.
Conceptos fundamentales de la teología de la liberación, 2 vols. Ignacio Ellacuría. Trotta, Madrid 1990.
Filosofía de la realidad histórica.  Ignacio Ellacuría. Trotta, Madrid 1991.
El legado de Ignacio Ellacuría. José Sols Lucia. Cuadernos Cristianisme i Justicia, Barcelona 1998.
Crítica y liberación. Ellacuría y la realidad histórica. H. Samour. ADG-N LIBROS, València 2013.
La realidad histórica del pueblo crucificado como lugar de la teología. Sebastian Pittl. ADG-N LIBROS, 213.
Ignacio Ellacuría. Utopía y teoría crítica. J. J Tamayo y L. Alvarenga (dirs.) Tirant lo Blanch, València 2014.
La lucha por la justicia. Selección de textos de Ignacio Ellacuría, ed. de J. A. Senent de Frutos, Universidad de Deusto, Bilbao 2013.

MÁS INFORMACIÓN



lunes, 17 de noviembre de 2014

CRISTIANI IMPLICADO EN EL CASO JESUITAS, SEGÚN ALMUDENA BERNABEU

ALMUDENA BERNABEU

Testimonios y documentos recabados por la abogada Almudena Bernabeu vinculan al expresidente salvadoreño Alfredo Cristiani (1989-1994) con el asesinato de seis sacerdotes jesuitas —cinco de ellos españoles— y dos empleadas ocurrido el 16 de noviembre de 1989 en plena guerra civil de El Salvador. Bernabeu afirma, en entrevista con EL PAÍS, que estas pruebas ligan al exmandatario con el asesinato múltiple, uno de los puntos de quiebre del conflicto salvadoreño (1980-1992).

Bernabeu pertenece al Centro de Justicia y Responsabilidad (CJA, en inglés), y en su expediente tiene juicios civiles ganados contra varios esbirros salvadoreños y de otras nacionalidades latinoamericanas, entre ellos dos exministros salvadoreños residentes en Miami, los exgenerales Guillermo García y Eugenio Vides Casanova. Bernabeu es licenciada en Derecho por la la Universidad de Valencia. Reside en San Francisco, California y es profesora de la Universidad de Berkeley. La consideran una “caza torturadores”.

Pregunta. Alfredo Cristiani, en el momento en que ocurrió la masacre de los sacerdotes jesuitas, era el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, y no ha sido procesado. ¿Hay pruebas contra él?

Respuesta. Después de revisar la documentación e informes periciales durante seis años y escuchar los testimonios de dos exmilitares, la respuesta es sí. Su implicación no pasa del hecho de que él haya participado, sino de lo que sabía del caso y cuándo lo supo. El presidente Cristiani estaba al tanto de las decisiones de los militares en aquel momento. Él siempre ha alegado que nunca supo nada, hasta después de ocurrido el crimen, y que conoce de la implicación de militares de Alto Mando en el hecho. Pero según la documentación y archivos desclasificados de la CIA, el FBI y el Departamento de Defensa de Estados Unidos, así como los testimonios de dos exmilitares salvadoreños, no fue así. Cuando la decisión fue concebida y se tenía claro cómo se ejecutaría, se le comunicó al momento a Cristiani. La primera llamada que el general [René Emilio] Ponce —ya fallecido y acusado como principal autor intelectual—, la madrugada del 16 de noviembre de 1989 y una vez ejecutada la orden, es a Cristiani.

ALFREDO CRISTIANI

P. ¿Cómo avanza el proceso judicial en España en contra de Cristiani?

R. Después de un año tumultuoso, en el que se aprobó una reforma judicial que sustancialmente limitaba la aplicación de la Justicia Universal, estábamos en el limbo y esperando la reacción de los jueces y con qué tipo de recursos íbamos a proceder. La reforma implicaba un cierre parcial de las causas, hasta que se determinara si había o no competencia por parte de la Audiencia Nacional, con ciertos requisitos, y esto dio lugar a que el Juez Eloy Velasco, de motu proprio y tras aplicar la ley, emitió una orden en la que mantenía la causa abierta, por encontrarse el delito de terrorismo y crímenes de lesa humanidad. El delito de terrorismo no era tocado por la nueva ley, sino que los delitos de índole internacional. Entonces el delito de terrorismo continúa siendo uno sobre el cual España tiene competencia extraterritorial, siempre que las víctimas sean españolas, sin importar donde haya ocurrido el delito.
El expresidente Alfredo Cristini (al micrófono) en 2012, en un vídeo de Arena.

P. ¿Cómo se traduce eso en el caso de la matanza de los jesuitas?

R. Después de la decisión del juez Velasco, los abogados de la causa nos reunimos y decidimos que no nos íbamos a conformar con un caso solo por terrorismo y solo por españoles, cuando el caso de los Jesuitas tiene una vocación de y para El Salvador, y es un caso de lesa humanidad, algo que es importante para los Derechos Humanos. Entonces presentamos una serie de alegaciones y nuestra sorpresa fue que, el 3 de octubre pasado, la Sala resolvió por unanimidad (20 jueces) que se aceptaba por entero nuestras alegaciones como parte querellante y se seguirá el caso por lesa humanidad. Nuestro criterio es que si en un mismo hecho se configura el delito de terrorismo y el delito de lesa humanidad, un juez no puede partir por una relación concursal y procesal de no ver un solo hecho en un crimen en el que han ocurrido varios delitos, sino que debe ver todo. Así que el caso continúa.

P. El excoronel Inocente Montano, encarcelado en EE UU y vinculado al crimen, ¿podría ser extraditado a España por su implicación en la matanza jesuita?

R. El proceso está progresando muy bien. A partir de la condena penal de Montano (por un delito migratorio), pudimos revisar documentos adicionales desclasificados por organismos de inteligencia de EE UU. Se obtuvo información de la participación de Montano en el crimen de los jesuitas, en concreto del asesinato de Ignacio Ellacuría (entonces rector de la Universidad Centroamericana de El Salvador —UCA—. Consideramos necesario hacerle saber esto al juez Velasco, para que ampliara la solicitud de extradición presentada ante Estados Unidos. Hoy ya el juez envió una orden ampliada de extradición a EE UU. Creo que tiene todo lo que necesita para extraditar a Montano y lo que quieren esperar es que termine su condena, el 15 de abril de 2015.

P. ¿Qué significa eso?

R. Por requisitos de la ley penal y procesal en España, necesitamos que uno de los implicados pise suelo español para abrir la fase de juicio oral, una fase que es larga y compleja, que hasta puede ser emotiva. Sería un juicio con tres jueces, con el abogado para Montano, de paga o de oficio, mientras que nosotros representaríamos a las familias de las víctimas y la sociedad española. Eso, creo, sería el mejor de los escenarios.

P. ¿Los implicados que están en El Salvador pueden ser extraditados?

R. Eso hay que valorarlo, porque la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador, la anterior a la actual, rechazó una orden de captura internacional. La CSJ española no ha presentado la orden de extradición y creo que, procesalmente, es posible pedir la extradición como se debe.
   

lunes, 13 de octubre de 2014

NORMAN QUIJANO: ARENA SIN CEMENTO


El retiro de la candidatura de Norman Quijano como aspirante a la alcaldía de San Salvador, ha puesto de manifiesto la confusión institucional del partido de la ultraderecha salvadoreña.

ARENA no logra situarse políticamente de cara a sus bases populares. Ello lo pone en desventaja de frente al pragmatismo político del FMLN en este proceso electoral-municipal. Es un fenómeno de características peculiares. El FMLN aparece como un sector emprendedor, poniendo rostros nuevos en la política. ARENA aparece como un partido anquilosado en la historia, insistiendo en proponer el sector jurásico.

A esto abona el hecho que la disidencia de ARENA, entiéndase, Walter Araujo, está dispuesta a poner en evidencia el "asma del Leviatán", haciendo cada vez que puede viajes al corazón de "la bestia", para sacar poco a poco las miserias que ha ido acumulando a lo largo de su historia.

La pregunta es: ¿puede levantarse ARENA a estas alturas en su carrera por ganar San Salvador o simplemente le apunta a ganar más diputados en la Asamblea Legislativa? En todo caso, necesita un candidato joven, emprendedor, con amplia aceptación en la población y con propuestas innovadoras. La tarea no es pequeña.

martes, 9 de septiembre de 2014

Cien años de Nicanor Parra, el hombre que venció a los poemas y al sentido del tiempo


NICANOR PARRA, nació el 5 septiembre de 1914
 VIOLETA PARRA Y NICANOR PARRA

SILVIO RODRÍGUEZ Y NICANOR PARRA



El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario

De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios

Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios

Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario.

martes, 26 de agosto de 2014

EL NIÑO DE LOS CIEN AÑOS (CIEN AÑOS DE CORTÁZAR)

Por:Juan Cruz.
Fuente: Periódico El País.

El niño. Le dijo a Elena Poniatowska, en una de las cuatro entrevistas que tuvieron, que se sintió mal de niño: “Sí, yo creo que fui un animalito metafísico desde los seis o siete años. Recuerdo muy bien que mi madre y mis tías —mi padre nos dejó muy pequeños a mi hermana y a mí—, en fin, la gente que me veía crecer, se inquietaba por mi distracción o ensoñación. Yo estaba perpetuamente en las nubes. La realidad que me rodeaba no tenía interés para mí. Yo veía los huecos, digamos, el espacio que hay entre dos sillas, si puedo usar esa imagen. Y por eso, desde muy niño, me atrajo la literatura fantástica”.
La gente. Su primer libro importante, o ambicioso, Los premios (1960), está lleno de gente que se va en un barco, de Buenos Aires a Europa. Gente vulgar, todo tipo de gente. Tiene esta admonición de Dostoievski, nada más empezar: “¿Qué hace un autor con la gente vulgar, absolutamente vulgar, cómo ponerla ante sus lectores y cómo volverla interesante? Es imposible dejarla siempre fuera de la ficción, pues la gente vulgar es en todos los momentos la llave y el punto esencial en la cadena de asuntos humanos; si la suprimimos se pierde toda probabilidad de verdad”. Para sintetizar a Dostoievski, así empieza Los premios: “La marquesa salió a las cinco —pensó Carlos López—. ¿Dónde diablos he leído eso?”. Estaban en el London, la cafetería de Buenos Aires, en Perú y Avenida, y a partir de esa pregunta en la que intervienen los diablos, esa gente empieza a desvariar. El resultado es la locura, que es la razón envuelta en el misterio.
La noche. Ese desvarío de Cortázar y de su gente de ficción alcanza su cima en Rayuela (1964), que fue leída (que es leída) como un breviario de la soledad y la noche, un monumento literario al amor, a la extrañeza y al tiempo. Lo preside el juego, pues Cortázar quiere que lo leas como te dé la gana, pero si le quitas a esta inmensa cebolla literaria toda esa pasión lúdica que se le atribuye a Julio lo verás solo, despojado, hablando solo y de noche, en París pero también en Buenos Aires. Como si Rayuela hubiera sido escrita ante el espejo de un hombre solitario que convoca (como dice Dostoievski) a muchísima gente que, en este caso, se pregunta cuánto durará un niño. El niño se llama Rocamadour; los lectores de Rayuela solíamos vernos en esa criatura indefensa. Y en el niño no era difícil ver también la metáfora que Cortázar le atribuía a la infancia.
Momias. La recepción de Rayuela asombró a Cortázar, a su editor (y amigo) Paco Porrúa, porque entonces (son palabras de Juan Carlos Onetti) por el mundo literario había (no se han marchado) “infinitas momias”. Cuando Félix Grande le dedicó a Julio un número especial de Cuadernos Hispanoamericanos (octubre-diciembre de 1980) Onetti se lo dijo en una carta: “(… sin previo aviso, apareció Rayuela. Ahí Cortázar se descolocaba y colocaba. Se descolocaba de la tradición novelística de nuestros países, aceptada o robada de lo que se escribía en España o Francia. Su actitud resultó escandalosa para infinitas momias, rechazo que no lo conmovió porque deliberadamente se trataba de provocarlo”. Quien no se asombró fue Luis Harss, el gran escritor argentino que provocó (con Los nuestros) el conocimiento de todos los que, alrededor de Cortázar, hicieron boom.
Jóvenes. Seguía Onetti con su entusiasmo secreto y veterano: “Y el autor se colocaba, sin buscarlo, sin buscar nada más o menos que un entendimiento consigo mismo, al frente de una juventud ansiosa de apartar de sí tantos plomos, de respirar un poco más de oxígeno, de entregarse con felicidad a la zona lúdica y sin respuesta satisfactoria de su propia personalidad”. Esos jóvenes se pusieron en fila entonces. Pero luego, treinta años después, cuando Cortázar volvió a reinar en las librerías españolas, tras un interregno que inauguró su muerte (en 1984), otros jóvenes dieron varias veces la vuelta a la Fundación March de Madrid para escuchar jazz y palabras en honor de Julio Cortázar; para ese acontecimiento vino su viuda, Aurora Bernárdez, y el pintor Eduardo Arroyo dibujó el capítulo 7 de Rayuela, que fue como un banderín de enganche de la ternura que hay dentro de ese libro de gente perdida en la noche. Ahora de esto hace veinte años, y Rayuela sigue como el papel fresco.
Usted. El editor que creyó en él, que lo condujo, fue Paco Porrúa, que desde hace rato vive en Barcelona. Estaban trabajando en la revisión de Los premios, era marzo de 1960, y él trataba a su editor todavía de usted. Y casi jugando llega a otro libro, que le ofrece. “Hace un par de semanas terminé la revisión de Los premios, que mandé ya a Sudamericana. Me acordé entonces de lo que me había dicho usted sobre los cronopios, y me puse a buscar esos papeles que andaban bastante desparramados por toda la casa, como corresponde a cosas de cronopios. Pero finalmente aparecieron, algunos salpicados de sopa y otros con evidentes huellas de taco de goma (…) Ahora que junté todos esos pequeños textos, y los estuvimos leyendo y criticando con Aurora, tengo la impresión de que no se excluyen de ninguna manera, aunque reflejan distintas épocas e intenciones. (…) Si sigue usted con ganas de publicar esas cosas, será cuestión de que primero me escriba diciendo con su franqueza habitual (y que es la razón (una de las razones) de mi simpatía por usted) los méritos y deméritos del bicharraco”.
Risa. Así se iban haciendo los libros; ante Plinio Apuleyo Mendoza (el escritor colombiano) se asombraba en París, cuando ya tenía 64 años y seguía pareciendo un niño de dientes separados, de la cantidad de libros que había publicado; tenía la certeza, decía, de que eso debía constituir un error, “no son míos”. Los iba haciendo así, como si fueran bicharracos pintados desde dentro pero con risa. Así hizo La vuelta al día en ochenta mundos (1967); con la ayuda de su amigo el pintor Julio Silva (que hizo la portada, los interiores) no sólo lo escribió sino que lo construyó, como quien dibuja una rayuela. Todo lo que tocaba o recortaba, todo lo que veía viajando o sentado, todo lo que le inspiraba el exterior, se convirtió en literatura. Como si el niño que siempre fue le llevara la mano y le hiciera recortables. Así hizo también, con las fotos tremendas de Antonio Gálvez, Prosa del observatorio (1972). En esos dos libros están sus descubrimientos y la gente, miradas para que permanecieran aún siendo vulgares, o extraordinarias.
Fin. El fin vino después de varias tristezas, la muerte de Carol Dunlop, su propia enfermedad. Mario Muchnik, su amigo y editor, lo invitó a su molino de Segovia. Cortázar podía ser circunspecto o alegre, pero en ambas actitudes conservaba la mirada del niño que fue, asustado o curioso. Aquí, sin embargo, en su último viaje español, su mirada era esencialmente la de la tristeza. Muchnik lo retrató en una fotografía inolvidable en la que Julio aparece escribiendo sin decir cómo le habían sobrevenido el tiempo con su noche. Aquel niño que fue siguió con él, un animalito metafísico buscando el hueco


Mi foto
Un canto a la vida.

DATOS SOBRE EL SITIO ARQUEOLÓGICO DE TEHUACÁN