jueves, 6 de enero de 2011

BUROCRACIA vrs. NECESIDAD HUMANA



TH

Istepeque, uno de los asentamientos indígenas más antiguos del departamento de San Vicente, incluso más antiguo que la ciudad misma de San Vicente, pasa al centro de la palestra, es decir, plantea uno de los problemas más serios de la marginación social, es decir, el olvido de las víctimas. Cuatro familias víctimas de la tormenta IDA siguen albergadas en Istepeque, y el actual alcalde de San Cayetano sigue indiferente ante el hecho. A continuación la primera entrega de la crónica que relata los orígenes del problema e introduce la lucha que las víctimas retoman, esta vez apoyados por la comunidad de la parroquia El Calvario de la ciudad de San Vicente, en vistas a la justa consecución de sus viviendas permanentes, viviendas que el susodicho alcalde se niega a entregar, aun cuando ya están construidas. El siguiente artículo corresponde al año 2010.


Por: Porfirio Antonio Marinero Orantes, administrador voluntario del albergue de la comunidad La Entrevista, durante la tormenta IDA y Edgar Antonio Marinero Orantes.

Para ubicarnos en el espacio y tiempo del presente conflicto, nos referimos a un caso concreto, el cual ha generado gran incertidumbre y confrontación de sectores políticos partidaristas y en las tendencias ideológicas imperantes en el municipio de San Cayetano Istepeque, colonia La Entrevista, San Vicente. Todo inicia el día 8 de noviembre de 2009, cuando se presentó el fenómeno hidrometeorológico de baja presión de nombre Ida, el cual generó una fuerte concentración de lluvias en la zona volcánica del país, provocó deslizamientos de suelos y aumentó el caudal de los ríos. Tal situación que creó zozobra y temor a los habitantes de la zona antes mencionada, debido a que los deslizamientos de suelo provocaron que comunidades enteras fueran desaparecidas, como es el caso de la Colonia San Antonio, del municipio de Verapaz y la Colonia la Caridad, en el Municipio de San Vicente. En consecuencia, se activo el Sistema Nacional de Protección Civil, según la normativa vigente emitida en el año de 2005, por el gobierno de Antonio Saca, la cual refleja vacios legales. Presenta un sistema de Protección Civil Nacional, con la siguiente estructura burocrática:

-La Comisión de Protección Civil Nacional

- La Comisión de Protección Civil Departamental

- La Comisión de Protección Civil Municipal

- La Comisión de Protección Civil Comunal

Establecida en el artículo 7 de la Ley de Protección Civil, donde se señala que el Sistema Nacional de Protección Civil, prevención y Mitigación de Desastres, estará integrado por: a) La Comisión Nacional de Protección Civil; b) Las Comisiones departamentales y c) Las Comisiones Municipales y comunales.

Se supone que el fin último de esta estructura son las personas y específicamente las personas damnificadas.

Luego de una reunión entre personas de la colonia La Entrevista, se decide crear el albergue en la escuela de dicha comunidad, contando con el aval en ese momento de la directora del Centro Escolar, siendo atendido por un Comité de Protección Civil Comunal, el único organizado en el municipio de San Cayetano Istepeque y que fue capacitado por la oficina de Caritas de la Diócesis de San Vicente. Aclaramos que las personas que se albergaron son de una comunidad de nombre Los Mangos, ubicada al Noroeste del Beneficio de café de nombre Acahuapa, siendo la población albergada de 7 familias, comprendidos en su totalidad por veintidós personas, entre ellas 11 menores de edad y 11 adultos.

Luego que pasaron 13 días (21 de noviembre de 2009), de haberse establecido el albergue, se conformó por parte de la Alcaldía Municipal de San Cayetano Istepeque, la Comisión de Protección Civil Municipal; esto sucedió por presión del mismo gobierno central o la oportunidad que vio dicho edil municipal de hacer valer su posición. Lo cierto es que pasaron 13 días sin la ayuda gubernamental, en ese tiempo se sostenía solo por el buen corazón de aquellas ONGS que de buena fe, hicieron distintas donaciones para los damnificados. Puntualizar los nombres de dichas instituciones sería muy largo ya que son muchas las que lo hicieron. Lo cual nos hace preguntarnos: ¿por qué no hizo bien su papel el Alcalde Municipal? A esta pregunta pueden caber muchas respuestas, pero lo que más se acerca a una respuesta razonable y lógica al cuestionamiento, es el asunto ideológico o político partidarista, ya que los albergados son de pensamiento de izquierda y el edil es de pensamiento claramente de derecha, por lo que desde ahí existe un conflicto claro que hace de obstáculo para poder solucionar o atender la necesidad como se debe.

Por lo que, en el lapso de esos trece días se observó poco interés por la comuna por ayudar, ya que lo poco que aportó fue para un almuerzo o cena. Asimismo envió una persona por parte de la comuna a tomar sus propios datos, con el objetivo también de vigilar todo lo que pasaba en el albergue.

Al leer la Ley de Protección Civil se observa la rapidez con que la aprobaron y la deficiencia en cuanto a su operatividad, ya que no se tiene el Reglamento General hasta la fecha.

Con lo antes expuesto surge una pregunta: ¿son los servidores públicos para el pueblo o son para la clase política dominante y burocrática?; quizá legalmente esta pregunta ya está superada, pues la Carta Magna en el artículo 1 dice La persona es el origen y el fin de la actividad del Estado. Pero la práctica dice lo contrario, ya que el voluntariado de la comunidad fueron hechos a un lado por la Alcaldía y la Gobernación política departamental al momento de organizar la Comisión Municipal de Protección Civil, haciendo a un lado el trabajo realizado hasta ese día, en fin ignorando a las personas voluntarias que habían trabajado mucho por los damnificados.

Entonces insistimos en preguntarnos: ¿dónde quedan las personas damnificadas? ¿Será que el juego de interés políticos partidaristas puede más que las necesidades de los afectados o será que a la burocracia le interesa nada más el respeto a la superestructura?

Ahondando en la Ley de Protección Civil, y al analizarla el vacio de la comisión de protección civil municipal puede concluirse que tal vacío ciertamente puede ser subsanado, al delegarle a la comisión comunal la responsabilidad del albergue por parte de la alcaldía. Pero eso nunca se realizó, dejando claramente desprotegido a los damnificados, cayendo en graves violaciones a los derechos fundamentales, como la vida -Art. 2 de la Constitución de la República-, por mencionar uno; esto da pauta para que el alcalde sea denunciado ante las instancias correspondientes en nuestro país.

Transcurridos dieciséis días (24 de noviembre de 2009) de estar funcionando el albergue, el Alcalde de San Cayetano Istepeque, entrega el albergue a la Gobernación Política Departamental, y en una nota se plantea lo síguete: Que la razón de dicha acta es hacer la entrega de las instalaciones del albergue, por el motivo que las personas albergadas se han declarado en rebeldía, reflejando así la incapacidad clara de gobernar por parte de dicho edil municipal, convirtiéndose en el único albergue sin reubicar hasta el momento, y comprometiendo a la Gobernación Política Departamental a que resolviera la cuestión.

¿Que será mejor: la centralización o descentralización de la organización estatal?

En el caso que nos ocupa, la centralización de la estructura ocupa mucho tiempo para atender las necesidades inmediatas de las personas, pero genera mejor claridad y transparencia a la hora de manejar los asuntos necesarios de la superestructura; por otra parte, la descentralización generaría una mayor rapidez a la hora de atender las necesidades humanas, pero proporcionaría menos transparencia a la hora de realizar los asuntos de la superestructura del Estado. Lo antes expuesto se reflejó en la creación de la Comisión Municipal de Protección Civil, la cual establece que la ayuda gubernamental será canalizada por el alcalde Municipal, el cual preside dicha comisión, generando una centralización de la ayuda, la cual en el caso que nos ocupa dejo claro lo tardío y lo politizado que puede llegar a ser dicho proceso, dando pie a muchas violaciones de los derechos humanos por lo que sería bueno buscar otro mecanismo.

Para agravar la cuestión, los proyectos de viviendas ya sean provisionales o permanentes, exigen la canalización por medio de la alcaldía, es decir necesitan el aval del alcalde y si no se tiene tal aval no se desarrollan los proyectos, ya sea donaciones gubernamentales o no gubernamentales.

Y para el caso analizado el edil muestra una actitud apática con esta situación, pues él reitera la situación de no querer saber nada del albergue, confirmando esta actitud en una reunión que se llevo a cabo en la comunal del Barrio Istepeque, con el objetivo de que el edil retomara el proceso de gestión de casas para los albergados. A dicha reunión asistieron O.I.M y la Cruz Roja, el alcalde y un representante de la gobernación, pero por presiones de los organismos presentes aceptó asistir.

Haciendo un retrospectiva en el tiempo, los habitantes de esta zona vienen arrastrando situaciones que se dieron en el conflicto armado, dejándose sentir en toda su extensión en momentos que ameritan la unión de la sociedad, es así que tanto la izquierda como la derecha llegan a confrontaciones casi insuperables, lo cual no permite ser objetivos y humanistas, tensión además alentada por la política partidarista, la cual ha demostrado ser muy sucia en el país.

Por lo que para dar continuidad a la siguiente fase, que es la rehabilitación, es necesario la unidad y evitar ver las cosas desde la perspectiva de la política partidarista, y que todos los actores responsables deben ver la necesidad de las personas damnificadas, ya que legalmente son una obligación, pero al observar las cosas desde el ámbito político partidarista conllevan a una confrontación estéril.

En medio de esta situación se presentó algo inesperado, es decir, el gobernador político departamental, desiste de su cargo, quedando incierta la persona que retomará ese cargo. Este evento cambia el panorama, ya que la reubicación de dichas personas sigue incierta. Reflejando el conflicto entre la burocracia y las necesidades humanas, y de nuevo las personas quedan en medio de esta situación violentando sus derechos fundamentales; a esto se suma el conflicto muy fuerte de quien será la persona que tomara las riendas de la gobernación departamental, ya que existe una batalla interna entre los miembros del FMLN del departamento.

¿Dónde quedan las necesidades de los damnificados? ¿Será que el sistema burocrático se demuestra incapaz ante esta situación?

Por si fuera poco, se plantea el inicio del año lectivo para el 12 de enero del 2010, situación que crea muchas dificultades debido a que los albergados utilizan la escuela como albergue; existiendo una presión de parte de los profesores, el director y la misma comunidad, exigiendo que las instalaciones de dicho centro escolar les sean entregadas lo más pronto posible; por lo que se buscó la posición del Director Regional del Ministerio de Educación de San Vicente, el cual amablemente atendió la petición de concertar una reunión y se mostró a favor de los damnificados, mostrándose confundido ya que es al gobernador en funciones es a quien le corresponde velar por dicho albergue, debido que se comprometió como gobernación a reubicarlos en el menor tiempo posible lo cual hasta este día no ha sucedido.

Lo más deprimente es que el gobernador mantiene la posición de que las cosas sigan igual, y al consultar a instancias más superiores como Gobernación Central y Viceministerio de vivienda, expresan que ya existe otra persona en el cargo y que se está a la espera de su nombramiento.

¿Qué pasará con el futuro de los albergados debido que no se tiene una posición oficial sobre el caso?

Ante esto los albergados mantienen una posición al respecto de la situación, primero es entablar una demanda contra el edil ante las instituciones correspondientes y segundo realizar una toma de un predio municipal considerado como zona verde en la Colonia La Entrevista. Con tal objetivo se organizo una reunión con los movimientos sociales, representantes del partido de oposición, los miembros del comité y otros actores sociales, para captar su apoya con el fin de realizar la toma de dicho predio, pero el edil amenazó con que si se realiza esa toma de ese lugar él enviaría la policía para que desalojara a esas personas. Ante esto existe una obligación constitucional de resguardar a las personas y ese predio es el más adecuado, por lo que la posición del edil es la posición de un burgués, los cuales para salvaguardar sus intereses utilizan a sus guardianes de la seguridad pública para que hagan el papel de reprimir a las mayorías más necesitadas. Y el alcalde se expone a ser denunciado por violar los artículos n. 320, n. 321 y n. 323 de la Constitución de la República, pues estos se refieren a que debe de garantizarse la protección contra los abusos de los actos ilícitos departe de los servidores públicos.

Al pasar los días se llega a la fecha limite que había designado la Junta Directiva de la Escuela de dicho lugar, planteando que si no se había resuelto la situación ha esta fecha, ellos sacarían a las personas a la calle. Haciendo un análisis de esta posición da tristeza porque los valores de solidaridad de las personas llamadas cristianas de las distintas denominaciones, no tienen lo fundamental que es la solidaridad con los más necesitados, y es que este término lo han reducido al significado de que basta con entregar una cantidad de dinero, darles una comida, llevar ropa usada y con esto supuestamente solventan ese compromiso.

En medio de esa situación, el día sábado, 10 de enero del 2010, el gobernador departamental se acerca al albergue con la propuesta de que las personas sean trasladadas a la Casa Comunal del Barrio Istepeque. Esta propuesta se realiza en el marco de una disputa legal que tiene la ADESCO de esa comunidad y el alcalde de San Cayetano Istepeque por dicha casa comunal; entonces el gobernador departamental envía una carta a la ADESCO de esa comunidad en la cual le ordena que entregue la casa comunal para que sea utilizada como albergue, dicha organización comunitaria entrega el local y los damnificados también deciden trasladarse hacia ese lugar. Llevándose a cabo dicho traslado el día domingo 11 de enero del 2010.

De lo anterior surge la pregunta, ¿Qué prevalecerá la Burocracia o la necesidad humana?

(Esta crónica continuará)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta tu Blog, visita mi sitio Publicaciones 21

Anónimo dijo...

ok, estoy de acuerdo con lo que dice. menosprecia a la gente este señor alcalde.

Mi foto
Un canto a la vida.

DATOS SOBRE EL SITIO ARQUEOLÓGICO DE TEHUACÁN