martes, 27 de octubre de 2009

LA RELIGIÓN DE LOS SALVADOREÑOS


Redacción Tehuacán
La religión que practican las personas determina la imagen que tienen de Dios.
La imagen que tienen de Dios determina la imagen que tienen del ser humano.
En El Salvador se da una aporía religiosa, es decir, si esta encuesta de la UCA tiene algo de verdad, eso quiere decir que el 88.6 % se declaran cristianos, el 8.9 % no tiene religión y el 2.5% profesan otras religiones diversas de la cristiana. La aporía: ¿cómo es posible que en un país tan religioso, y de paso tan cristiano, exista tanta violencia y corrupción?
Fuente: IUDOP
La religión para las y los salvadoreños

Orar a Dios por el país para que las cosas mejoren y ayudar a los pobres y necesitados son las principales tareas que las Iglesias en el país deben asumir en este momento de crisis, según revela una de las últimas encuestas del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) de la Universidad Centroamericana «José Simeón Cañas» (UCA) de El Salvador. El sondeo, realizado con el propósito de conocer la afiliación y práctica religiosa entre las y los salvadoreños, se llevó a cabo entre el 12 y el 26 de junio del corriente, con una muestra nacional de 1,260 adultos y con un error muestral de 2.8 por ciento.

El estudio muestra que la mitad de la población (50.4 por ciento) sigue profesando la religión católica; mientras el 38.2 por ciento se declara cristiano evangélico; el 8.9 por ciento dice no tener religión y el restante 2.5 por ciento pertenece a otras denominaciones religiosas.

Al comparar estos resultados con una encuesta similar realizada por el IUDOP en 1998, se observa que hay una reducción del número de católicos y un significativo aumento de evangélicos. Así, entre el año 1998 y 2009 los católicos pasaron de 55.2 a 50.4 por ciento, pero el número de evangélicos estuvo cerca de duplicarse al pasar de 20.6 a 38.2 por ciento respectivamente. Al mismo tiempo, en los últimos once años se observa una disminución del 13.2 por ciento entre las personas que dijeron no tener ninguna religión, lo que indicaría que en el país hay cada vez más salvadoreños y salvadoreñas afiliados a algún tipo de iglesia o movimiento religioso.

La encuesta reveló que cuatro iglesias evangélicas concentran cerca de la mitad de todos sus afiliados, están son: las Asambleas de Dios (21.3%), la Iglesia Bautista Amigos de Israel o Iglesia del Hno. Toby (11.5%); la Iglesia Elim (9.0%) y la Iglesia de Dios (7.0%). Es importante mencionar que, a diferencia de encuestas anteriores, los resultados no revelan que la pertenencia a una religión esté directamente relacionada con el nivel socioeconómico de las personas.

Al preguntar directamente a la gente que declara tener religión las razones por las que pertenece a ella, las opiniones se dividen según confesión. El 58.4 por ciento de los católicos aludió a que en esa religión lo criaron y a la tradición; pero sólo el 15 por ciento de los evangélicos respondió de esa misma manera. En contraste, el 48.9 por ciento de evangélicos mencionó como principal razón de su afiliación porque le gusta y porque su iglesia predica la verdad, mientras que sólo el 15.9 por ciento de católicos mencionó esas razones.

Creencias y prácticas religiosas

El sondeo de la UCA mostró que las y los salvadoreños siguen siendo un poco más religiosos en la doctrina que en la práctica ritual, sobre todo en el caso de los católicos entre quienes cuatro de cada diez se identificó como no practicante. Efectivamente, más del 97.3 por ciento de todos los consultados cree en la salvación; el 94.7 por ciento cree en los milagros y el 92.8 por ciento en el cielo o paraíso. Sin embargo, el 63.5 por ciento de los que mencionaron pertenecer a una religión no se había confesado o reconciliado en algún culto o ceremonia durante el último año; el 18.4 por ciento dijo no haber participado nunca del culto durante el último mes; el 13.8 por ciento indicó no haber sido bautizado en la religión que profesa y el 16.7 por ciento no cree importante que sus hijos se casen por la Iglesia.


La encuesta permite apreciar una importante variación en las respuestas que católicos y evangélicos dieron tanto de la frecuencia como de la cantidad promedio de personas que asistieron al culto o misa principal. Por ejemplo, casi 6 de cada 10 católicos dijo asistir a la misa de 1 a 4 veces por mes, mientras que sólo 3 de cada 10 evangélicos mencionó esa misma frecuencia en la asistencia a sus cultos. De la misma manera, los datos dan cuenta que las celebraciones católicas siguen siendo más masivas con relación a las realizadas por grupos no católicos. Así, el 56.5 por ciento de católicos dijo que había más de cien personas en su misa semanal principal, cifra que se redujo a 37.4 por ciento en los evangélicos.

Junto a lo anterior es importante mencionar que, de todos los que dijeron tener alguna religión, 8 de cada 10 dijo colaborar económicamente con su iglesia, ascendiendo esta colaboración a un promedio familiar mensual de $11.1 dólares en el caso de los católicos y $17.6 para los evangélicos.

En el ámbito más personal de la fe, la mayor parte de los entrevistados confirmó haber experimentado diversas sensaciones relacionadas con sus creencias. Por ejemplo, el 89 por ciento afirmó haber sentido que Dios respondía a una petición específica por medio de la oración; el 84.2 por ciento dijo haber tenido la sensación de que Dios lo había sanado alguna o muchas veces y el 80 por ciento dijo haber tenido la experiencia de sentirse lleno del espíritu santo. Es interesante hacer notar que si bien estas experiencias fueron un poco más frecuentes entre los evangélicos, no se diferenció en gran medida de lo que católicos, otros grupos o incluso quienes dijeron no tener religión, mencionaron en sus respuestas. En otras palabras, aunque con prácticas rituales diferentes, las creencias y experiencias trascendentales más profundas de los entrevistados, son bastante homogéneas.

Religión, política y diversos temas sociales

La encuesta de la UCA exploró también la relación entre la religión y diversos temas políticos y sociales. En primer lugar exploró la opinión de la población acerca de la posibilidad de que las iglesias se involucren en conflictos sociales. Respecto a ese tema la población se encuentra dividida. El 52.1 por ciento dijo que las iglesias deberían meterse en conflictos sociales, mientras el 45.5 por ciento opina lo contrario. Esta división se explica en buena medida por el rol que la población le asigna a las iglesias en la actual coyuntura económica y social. Un 32.6 por ciento de salvadoreños cree que la función principal de las iglesias debería ser la mediación espiritual a través de la oración a Dios, la promoción del evangelio y la expansión de la religión. En contraste, una proporción similar de los entrevistados, (38.6 por ciento) opina que su rol debe ser la participación y mediación directa en diversos ámbitos sociales y políticos del país.

Según la encuesta del IUDOP, la religión es tan importante en la vida de las y los salvadoreños que, en opinión de tres cuartas partes de la población, los problemas del país son cada vez mayores porque la gente está muy alejada de la religión. Lo anterior explica porque el 92.4 por ciento de los entrevistados estaría muy o algo de acuerdo con la idea que en las escuelas públicas se impartan clases de religión.

A pesar que las respuestas anteriores sugieren que la población favorecería una difusión masiva de la religión en la sociedad, también es importante mencionar que el 78.6 por ciento de los entrevistados confirmó, independientemente del tipo de religión al que pertenecían, que estaría algo o muy de acuerdo con la afirmación de que las Iglesias deberían preferir a los pobres.

Con relación a los temas más estrictamente políticos y su vinculación con la religión, las opiniones se muestran divididas. Al respecto, mientras el 46.6 por ciento de los consultados cree que las iglesias no deberían tener ninguna orientación política, el restante 45.6 por ciento sí mencionó alguna orientación, de la siguiente manera: el 14.4 por ciento opinó que deberían ser izquierda o centro izquierda, el 15.1 por ciento mencionó que deberían ser centro, y el 16.1 por ciento dijo que deberían ser derecha o centro derecha. Vinculado a lo anterior, en opinión del 56.6 por ciento de la población los líderes espirituales de las diversas iglesias han mezclado la religión con la política.

En el tema político electoral, la encuesta revela que el 66 por ciento de las y los consultados dijo que no tendría ningún problema en votar por un candidato que practica una religión diferente a la suya. Además, el 63.9 por ciento dijo estar muy o algo de acuerdo con la idea de que es posible ser a la vez buen cristiano y votar por un partido de izquierda.

Al mismo tiempo, al consultar sobre la influencia que los líderes religiosos pudieron haber tenido entre sus adeptos en las pasadas elecciones, se pudo observar que al menos la mitad de los entrevistados, mencionó que los líderes de sus iglesias animaron mucho u algo a sus miembros para que hicieran uso de su derecho al voto; pero también el 26.4 por ciento confirmó que algunos líderes lograron tener algún grado de influencia en la decisión de por qué partido o candidato votar.

En resumen
La encuesta sobre la religión de las y los salvadoreños muestra con claridad el aumento de las afiliaciones de la población hacia las diferentes iglesias en el país, especialmente en la Iglesia evangélica que en once años prácticamente duplicó su membresía.

Si bien la práctica religiosa es significativamente diferente entre católicos y evangélicos, al menos en lo que respecta a la asistencia a cultos o misas y en el uso de ritos, hay mucha similitud tanto en las creencias básicas que comparten como en las experiencias trascendentales de tipo religiosas que dicen haber tenido.

Finalmente, la encuesta ha permitido conocer el alto grado de importancia que tiene la religión para la población. Y por esa misma razón, la población expresa altas expectativas acerca del papel que las Iglesias deben de jugar en la actual coyuntura económica y social, aunque en este último punto algunos esperarían que tuviera un mayor perfil espiritual y otros un protagonismo social más claro.
Mi foto
Un canto a la vida.

DATOS SOBRE EL SITIO ARQUEOLÓGICO DE TEHUACÁN